Síguenos en redes

Busca lo que quieras

Noticias

Perder está permitido cuando el orgullo es el mayor premio (1-1)

No pudo ser. El Betis se despide de la Copa del Rey en un injustísimo partido de cuartos de final ante el Athletic Club. Los de Marcelino se encontraron con un gol cuando quedaban 40 segundos para el final del partido y los verdiblancos no fueron capaces de evitar los penaltis y el golpe anímico lo lastró todo.

Pese a la igualdad general, el Real Betis ofreció mucho más que un Athletic Club que solo tuvo apenas diez minutos buenos en la primera parte y 110 para protestar, quejarse, hacer faltas, condicionar al árbitro y apenas jugar al futbol. Un deshoroso equipo de semifinales que no debería haberse llevado tal premio y sí un Betis que propuso mucho más futbol. Por otro lado, el colegiado Hernández Hernández volvió a hacer de las suyas con un criterio arbitral tan cambiante como el tiempo en el propio Bilbao. Permitió primero las constantes faltas del Athletic y no sacó tarjetas hasta casi el descanso. Y pese a ello, protestas constantes de los jugadores bilbainos que repartían y lloraban a partes iguales.

El Betis, todo sea dicho, apenas inquietó a Unai Simón, así como el Athletic a Joel. El partido se jugaba muy lejos de las áreas y los verdiblancos pueden decir que hicieron una primera parte más defensiva que ofensiva, pero muy seria. Tras la reanudación, más de lo mismo. El Betis sí fue poco a poco tomándole el pulso al partido y el paso de los minutos lo fue pagando un Athletic que seguía con su plan de ni jugar ni dejar jugar. A Yeray le perdonaron la segunda amarilla hasta en dos ocasiones. Hernández Hernández volvió a cambiar el criterio para amonestar por nada antes y permitir dureza después. Lo mismo pasó con Raúl García ya en la prórroga, al levantar la planta en exceso y golpear a Tello. Sigan.

El Betis fue capaz de encontrar huecos por las bandas, pues por el centro el juego era demasiado lento y previsible. Quizás el cansancio pudo con Canales y Fekir, muy lejos de su mejor versión, pero las principales bazas de los verdiblancos una vez más. El miedo a encajar seguía igualando el partido hasta que Juanmi, que había entrado en la segunda parte, caza un balón muerto en el area, dispara como le viene y le dobla la muñeca a Unai. Quedaban seis minutos y Pellegrini hizo lo que todos hubieran hecho jugándose tanto. Sacó del campo a Borja Iglesias y luego a Fekir antes de la prórroga. Solo Juanmi quedaba como punta y Sidnei ayudaba atrás con todo. Pero la suerte nunca sonrió a este equipo tan desgraciado en ese sentido. Con cuatro minutos de alargue, cuando no se perdió tanto, un balón al área a la desesperada de Íñigo Martínez lo cabecea Raúl García por encima de los defensores e iguala el partido en el último suspiro.

Y el ánimo se fue por el desagüe. Con media hora más por delante, el golpe anímico de verse fuera a falta de segundos y sin delanteros en el césped, un segundo gol parecía totalmente inviable. No lo logró y el partido llegó a los penaltis, pero la prórroga fue una nueva demostración de que el Betis fue el único equipo que quiso mirar a la portería rival, mientras que el Athletic deambulaba por el campo defendiendo al bulto, olvidándose de atacar y aprovechándose de la permisividad del colegiado una vez más. Ni Joaquín, ni Tello pudieron hacer el milagro que ocurriera ante la Real Sociedad, pero el partido se jugó mucho más cerca del área visitante. En los penaltis, el Betis demostró estar hundido psicológicamente y tanto Juanmi con Canales fallaron para dejarle en bandeja la eliminatoria a un ramplón Athletic que es injusto semifinalista.

Lágrimas de Miranda, decepción de Tello. Solo los gritos de los bilbaínos rompían el silencio de un Villamarín que era una tumba. Si hubiera estado a reventar quizás el resultado hubiera sido diferente, pero seguro que la siempre fiel afición bética hubiera coreado el nombre de su equipo para que resonara por toda la ciudad. Orgullo verdiblanco al ver como un equipo lo da todo y más, y la satisfacción de que esos 25 jugadores harán todo lo posible de aquí al final de la temporada para que este desdichado año sonría un poco más al Betis. La arenga de Joaquín, el corrillo en la banda y los aplusos de todos marcan el camino.

Escrito por

Director y cronista de Onda Bética.

Comentarios
Podcast Estilo Betis de Onda Bética

Facebook

Más noticias

Noticias

El mediocentro del Real Betis, William Carvalho, viajará en los próximos días a Lisboa para cerrar su traspaso al Benfica. Ambos clubes están a...

Noticias

El Real Betis ha recibido en los últimos días una oferta formal por William Carvalho por parte del Benfica, como ha podido conocer OndaBética....

Opinión

Buenos días para quien los tenga, Ángel. El otro día fui más conciliador. Por la entidad a la que represento cuando le doy a...

Opinión

Se ha consumado. Hoy no se puede decir otra cosa que el Betis no sea suyo y de su socio José Miguel López Catalán....